El último medio siglo ha sido para la economía mexicana un ciclo de importantes transformaciones, que abarcan desde el llamado periodo estabilizador hasta las reformas estructurales, pero pasando por importantes episodios de crisis recurrentes.

El presupuesto 2016 trae beneficios, pero también recortes debido a la coyuntura internacional y la volatilidad de las monedas.

La depreciación del peso frente al dólar ha generado efectos variados en diversos sectores, algunos positivos y otros menos favorables.

El desempeño registrado a noviembre de 2015 estuvo por debajo de las expectativas; sin embargo, hubo un avance moderado en relación al mismo periodo de 2014.

El ajuste al presupuesto federal de 2015 y la previsión de 2016 afectó a diversos proyectos de infraestructura que incluso fueron cancelados a principios de 2015.