El presupuesto 2016 trae beneficios, pero también recortes debido a la coyuntura internacional y la volatilidad de las monedas.

La depreciación del peso frente al dólar ha generado efectos variados en diversos sectores, algunos positivos y otros menos favorables.

El desempeño registrado a noviembre de 2015 estuvo por debajo de las expectativas; sin embargo, hubo un avance moderado en relación al mismo periodo de 2014.

El ajuste al presupuesto federal de 2015 y la previsión de 2016 afectó a diversos proyectos de infraestructura que incluso fueron cancelados a principios de 2015.

El desarrollo de infraestructura tiene un gran impacto global, pues se convierte en un motor importante de crecimiento social y económico, principalmente en el mundo de los negocios inmobiliarios.